Reduce la Movilidad Reducida

en Turismo y Movilidad Reducida

Review

Movilidad Reducida
8/10
Accesibilidad
9.5/10
Discapacidad
10/10
Personas Mayores
9/10
Asociaciones
7.8/10
Soledad
8.5/10
Overrall
8.8/10

La primera vez que vi la movilidad reducida ya había superado los dieciocho años de edad. Ese estado de conciencia plena sobre lo que es el significado de un mísero escalón, me llegó cuando quedé con una amistad con movilidad reducida y me trataba de explicar que no podía llegar a la cafetería donde le esperaba. ¿Te imaginas lo que pasa cuando tomas conciencia sobre la movilidad reducida? No entendía lo que me decía, porque no lo veía en mente.




Eliminar la ceguera emocional que sentimos ante las infraestructuras no está en nuestro momento presente. Incluso sufriendo un esguince, nuestros movimientos se ven reducidos de forma temporal y nos solicitan reposo. No sentimos que estamos presos en el mundo, por estar en el estado de movilidad reducida.

La movilidad reducida permanente tiene como objetivo lograr lo contrario, que se salga a la calle, que se conviva y que se viva.

La infancia:

Recuerdo en la infancia cuando las carreteras eran de tierra y te la pasabas dándole a la soga, la pelota y la bicicleta. Las baldosas de las aceras eran de colores, las compraban los propietarios de las casas y se usaban para jugar a tres en raya. Luego llegó el asfalto, los coches, las nuevas aceras grises públicas y los carteles de reducción de velocidad, sin paso de peatones para el juego de la infancia y el sentido común de cómo se vivía en nuestra población.

Girl

Hace veinte años, nos olvidamos de los caminos reales para andar, de los carriles bici para hacer deporte y jugar, de las aceras de colores para que todo espacio sea un área recreativa y de los bancos para los ancianos.

¿Cómo íbamos a incluir la movilidad reducida? ¿Quién pensó que querían salir a la calle de forma independiente, ir a un concierto las personas con movilidad reducida?

Sí, afirmemos todos que las las personas con movilidad reducida, reducidos están en sus casas, en sus calles, en sus plazas, en sus ciudades. Es como vivir don doble limitación. Una la física o mental y la otra, la social, ya que no nos abrimos a compartir cuando no diseñamos infraestructuras para integrarnos todos.

Nuestros abuelos y nuestros padres por sentido común tenían incluida más socialización que nosotros con toda la cultura y estudios que tenemos.

En los años ochenta con la primera democracia en España, nos lo cargamos. Ahora, casi cuarenta años después, estamos negociando con las propiedades privadas para crear las caminos por donde andar, amar y vivir. Aunque los proyectos son lentos, al menos estamos empezando.

Forest

Las personas con movilidad reducida permanente no aceptan su situación. Quieren salir a vivir, ir a las playas, hacer deporte y vivir con sus limitaciones, no con las limitaciones de las infraestructuras. Quieren ir a exposiciones, conciertos, eventos.

Nos toca liderar este cambio a todos, cada vez que hagamos una reforma en los locales comerciales, pensar en los potenciales clientes que tienen que llegarnos en silla de ruedas, madres con carros de bebés, personas mayores con un bastón. Vamos a construir de dentro hacia fuera, creando oportunidades para todos.

Turismo y Movilidad Reducida

¿Estamos preparados para promover la movilidad reducida? ¿Es rentable el turismo de movilidad reducida? No estamos para nada formados sobre lo que leen las personas con movilidad reducida en el diseño de ciudades, en las líneas de las fachadas, en el diseño de las baldosas. Vamos dejando todo desordenado a nuestro paso.

Para Google Maps la movilidad reducida no debe ser rentable porque no han puesto el icono ni las rutas para personas con movilidad reducida en sus mapas. Tienen el tren, el coche y caminar.

Presumimos la diversidad, la aceptación y sin embargo, invertir en esto “suena a costes no necesarios” y entendemos que es un gasto que no sirve para nada, que no trae beneficio y que la población es baja. Es normal que sea baja, pues en mi caso, cruzo paso peatones no ríos. Si no pueden salir a la calle, menos los vemos, menos los pensamos.

Girl style

Turismo Accesible

El primer turismo accesible debería ser el local. Conseguir que la cuota de participación de personas con movilidad reducida salgan a la calle a vivir, participando en:

  • Ver los fuegos artificiales de las fiestas de su barrio
  • Quedar con amigos en cafeterías y bares
  • Puedan ir solos a un tanatorio
  • Puedan entrar y salir de sus casas con independencia

Alimentación Accesible

Diseñamos cocina emergente con ensaladas líquidas que servimos en útiles químicos que nos dan otra visión sobre el placer de la alimentación. Renovamos nuestros negocios. Vamos a ferias. Tenemos “Master Quef ” . No los incluimos. Pensamos que su cerebro no puede disfrutar del placer de la comida, de los sabores.

Islas Accesibles

Podríamos ser islas accesibles, empezando por nuestros barrios, plazas y diseños de accesos a ferias, congresos, fiestas públicas, carrozas de carnavales, cabalgata de reyes…

Si nos damos la manos nos expandimos. Si nos expandimos, seguro que logramos que el tejido de personas con movilidad reducida, logre que tomemos conciencia plena sobre la accesibilidad. Agasajemos al peregrino.